Mira el trabajo creativo de un fotógrafo estadounidense para una afamada marca de rasuradoras.

Realizar una sesión fotográfica que sirva para promover productos de consumo puede parecer un trabajo relajado y hasta divertido, pero la realidad es que necesita de muchas horas de labor y concentración… seguramente sabrás a qué hora es la cita para comenzar la jornada, pero no tendrás idea de la hora de culminación.

Brandon Voges, fotógrafo estadounidense, revela imágenes de la sesión creativa que desarrolló para la marca de rasuradoras Gillette, para lo cual decidió documentar los distintos pasos del afeitado frente al espejo…




Aunque se antoja como un proceso tan simple como encuadrar a un modelo frente al espejo, lo cierto es que el uso de filtros, control de iluminación, disposición de los elementos de ambientación y el estrés lógico de toda actividad son capaces de multiplicar las horas de actividad.

La decisión del fotógrafo fue construir un set similar a el espejo y desde ahí encuadrar a los dos modelos, en conjunto con ellos, la sesión se desarrolla gracias al apoyo de maquillistas, directores de arte asistentes y la creatividad que fluye en todo momento. ¿Sobra decir que además de este tipo de  elementos resulta fundamental la armonía, la comunicación, y el bueno humor para que el trabajo arroje resultados positivos? Creemos que no.

Mira más aspectos de esta sesión que se desarrolló hace algún tiempo, se trata de imágenes que te pueden dar un idea de lo que se necesita para tener el orden adecuado y el control de cada uno de los elementos en una sesión para fotografía publicitaria.